Wilma Torres volvió a vestirse de héroe en una final de Primera División. En el Clausura 2016 fue decisivo para que Dragón derrotara a Águila; dos años y medio después, apareció con Santa Tecla y con un doblete le dio la cuarta estrella a los pericos.


La confianza y la fe siempre es importante en la vida. Y Wilma creyó que podía ayudar con un gol, no con dos, pero sí que ese tanto que lograra sería clave para una victoria.


Así lo contó en medio de la celebración. ”La verdad, en lo personal, había pensado que iba a marcar un gol aunque el partido fuera cerrado. Ahora se dio la posibilidad de anotar dos y acá está el título… A mi novia le mencioné que primeramente Dios iba a anotar un gol y esperaba que fuera el del gane”, apuntó.


Torres fue, sin lugar a dudas, el jugador que más complicó a la zaga aliancista. En la primera mitad tuvo una ocasión de gol que no pudo culminar porque Jonathan Jiménez se cruzó a tiempo y en dos acciones fue trabado en el área, donde reclamó penal, pero no fue sancionado a favor.


”Por allí fue mala decisión mía (fallar una jugada de gol) pero igual creo que la recompensa llega al final y después pude anotar”, mencionó.


Este jugador dijo que tenía una espina. En la final pasada, la del Clausura 2018, le tocó el otro lado de la moneda y vio celebrar al rival. ”Este título es enorme porque quedé en deuda el torneo pasado, ya que perdimos la final contra ellos y tengo sentimientos encontrados, tenemos poca afición y el estadio estaba casi todo pintado de blanco, pero estoy muy feliz porque los que nos vinieron a apoyar se van con este triunfo y la copa”, dijo.


Wilma se sinceró, le huye al protagonismo, aunque todas las cámaras lo buscaban. ”No fui figura porque al final somos los once que corremos más los cambios aunque a mí me tocó anotar y muy feliz por eso pero nos llevamos el título todos”’.


Repasó cómo vivió sus dos goles. ”En el primer gol, el arquero de ellos (Rafa García) se equivocó y nunca deje de correr. Y en el otro gol, el tiro de esquina lo hicimos viceversa con Mayén, fue una jugada ensayada y le pegué bien la pelota”.


El momento de tristeza fue cuando terminó expulsado, cuando faltaba poco tiempo de juego. ”Feliz por ser campeón nuevamente aunque al final me tocó salir expulsado, marcar los dos goles en la final es un plus para mí persona. Gracias a Dios se me dio pero de principio a fin pudimos luchar.

Pero sí salí un poco triste con la expulsión porque no me gusta dejar al equipo con uno menos. Fue disputado y sufrido el partido pero tuvimos toda la paciencia del mundo para superar a uno de los mejores equipos de la Liga como Alianza… Gracias a Dios se me da nuevamente te marcar en una final, le he marcado a dos grandes en finales”.


En cuanto a su dedicatoria, mencionó ”Le dedico esto amigos que están en USA y a mi familia en Amorós que no pudieron estar pero si mi novia. Ahora mandarle saludos a ellos y dedicárselo a los que están conmigo de corazón”.

Por: Víctor Zelada Uceda

Comentarios