Alianza dejó en alto el fútbol salvadoreño en Concachampions. Estuvo a segundos de eliminar a Tigres UANL en el Volcán pero una desconcentración de Oscar Cerén provocó una falta directa que supo aprovechar el portero Nahuel Guzmán para definir de cabeza en tiempo agregado y firmar el definitivo 4-2 (5-4, global).

Hace una semana fue histórico y anecdótico ganar 2-1 en el Cuscatlán y aunque hizo la hombrada de resistir a un rival valorado en 71 millones de dólares no alcanzó el objetivo de superar los octavos de final como en el 2019 cuando cayó ante Rayados de Monterrey.

El Tigres salió en busca de la remontada y la encontró más rápido de lo esperado. Llegó a estar 3-0 en la pizarra en menos de la media hora de juego. Enner Valencia abrió la cuenta a los 9 minutos, luego el francés André-Pierre Gignac logró un doblete a los 17 y 23 minutos (penal).

Pero Alianza soñó el milagro cuando Juan Carlos “Cabrita” Portillo marcó un doblete antes de concluir el primer tiempo (33’ y 42’).

Resumen de goles:


El segundo tiempo fue de infarto, Tigres estaba volcado porque el 4-4 global no le servía pero jugó con el reloj sin rendirse y Nahuel Guzmán abandonó la portería para buscar el centro y con un testarazo venció a Rafa García cuando ya estaba por decretarse el final. Fiesta en México, tristeza en El Salvador pero satisfacción en los aficionados albos que se ilusionaron.

Comentarios