La comisión especial de la Primera División evalúa desde el lunes de esta semana el nuevo formato que tendrá el próximo torneo. Debido a que se debe seguir protocolos sanitarios, los plazos no podrían ser similares a lo que se tiene, de jugar en cinco meses.

Una propuesta que ha cobrado fuerza entre los directivos es que el torneo cuente con dos grupos, el centro-occidente y el centro-oriente.

En el primero se tendría a FAS, Isidro Metapán, Sonsonate y Once Deportivo más dos equipos del centro que se conocerán en un sorteo (Alianza, Atlético Marte, Chalatenango y Santa Tecla) y en el otro grupo, los cuatro de oriente (Jocoro, Águila, Municipal Limeño y Luis Ángel Firpo más dos del centro).

La mayor preocupación de los equipos sigue siendo el tema económico. Mientras no se defina hasta cuándo habrá apertura al público, en la planificación se debe contemplar los gastos de espectáculo, transporte, alimentación, salarios y una partida de gasto sanitario que podría rondar por los $900 mensuales.

Jugar el Apertura 2020 es un desafío. Sin duda, el tiempo de realización será más corto. Falta que la Fesfut apruebe la propuesta de la Liga y se conozcan posibles fechas y sorteo.

Comentarios