El número 22 tiene dueño y ese es Rodolfo Zelaya. Este martes fue un boom en las redes sociales las fotos y vídeos del atacante nacional acompañado de su familia, tras abordar un vuelo desde Ciudad de México con destino a El Salvador.

Incluso en el avión había una bandera salvadoreña y una azafata dijo “no puedo dejar de mencionar que tenemos una figura y un orgullo salvadoreño, el futbolista Fito Zelaya”.

El jugador expresó hace más de un mes que su deseo era regresar, siempre que no saliera otra oferta. En el último año y medio fue legionario, pasando por las filas de Los Angeles FC (MLS), Las Vegas Lights (USL) y Club Celaya (Ascenso MX).

En Alianza siempre ha tenido las puertas abiertas y es casi un hecho que esta semana podría cerrar un acuerdo contractual para unirse otra vez al conjunto albo. Solo falta que Alianza y Celaya anuncien el traspaso.

Fito se despidió de la afición paquiderma el 30 de enero de 2019 en un duelo contra Aguila, dejando registros que lo sitúan actualmente como uno de los referentes históricos del club: 261 partidos en tres etapas (incluido cuando fue legionario al jugar con León de México y Alania Vladikavkaz de Rusia), así como una marca de 123 goles (máximo anotador albo en torneos cortos).

Zelaya viene en buen momento para una afición que se estaba desilusionando por la marcha del portero uruguayo salvadoreño Rafael García al fútbol guatemalteco y, aunque se anunció la renovación del mexicano Felipe Ponce, faltaba una noticia de mayor envergadura para calmar las aguas.

Fito parece ser esa pieza clave para animar a una hinchada con su club que tiene el reinado de la liga local.

Comentarios