En el grupo de Liga de Naciones, Montserrat es líder. Contra todo pronóstico para muchos pero sus resultados avalan que esté en ese lugar de privilegio.

Este país del Caribe ha visto mejoría. De ser 200 en el ranking FIFA hasta hace un año, ya aparece en el puesto 187. Y aún debe seguir subiendo para acercarse a su puesto histórico, 169 en 2014.

El año pasado tuvo su primer duelo contra El Salvador en la fase clasificatoria de Liga de Naciones. Fue el juego del debut para ambas escuadras. Los nacionales ganaron de visita por 2-1 pero quedó la imagen de que se sufrió.

Fue considerado, por entonces, con un resultado pírrico porque Montserrat no tenía actividad desde marzo de 2015, cuando quedó eliminada por Curazao en la primera fase de la clasificación de Concacaf a la Copa del Mundo Rusia 2018.

Para este nuevo formato de la Concacaf, que da acceso a la Copa Oro, Montserrat era visto como uno de los patitos feos de la Confederación porque en el sorteo apareció en el bombo 4 junto a San Martín, Islas Vírgenes de los Estados Unidos, Islas Caumán, Islas Vírgenes Británicas, Islas Turcas y Caicos y Anguila.

Montserrat aprendió la lección rápido. Después de ese 1-2 en su feudo ante el equipo que dirige Carlos De los Cobos, no ha vuelto a encajar dos goles en un partido. Incluso ha alcanzado a cosechar una racha de cinco partidos de imbatibilidad en un año calendario.

Su despunte comenzó cuando venció 1-0 a Belice el 14 de octubre, siempre por fase clasificatoria de Liga de Naciones. Después logró dos victorias más para asegurar su participación en la Liga B, tras superar 2-0 a Aruba y 2-1 a Islas Caimán.

El mes pasado, ya por la fase de grupo, jugó dos partidos en casa y logró sus 4 puntos que lo tienen al tope de la tabla, con un 2-1 sobre Dominicana y un empate 1-1 contra Santa Lucía. Este sábado, contra El Salvador, se despide de su localía.

Comentarios