Águila terminó su torneo y el límite volvió a ser la semifinal. El entrenador Carlos Romero, quien llegó al equipo en el Apertura 2018, opinó tras la eliminación que un factor que pesó fue que había rebelión en el camerino.

Sus palabras fueron “No hubo división en el camerino, lo que hubo es una rebelión entre jugadores que querían jugar sin trabajar, que querían ser titulares solo por nombre y no por esfuerzo y eso no lo permití”.

Tres jugadores del equipo para conocer qué reacción tenían al respecto y si compartían la postura del entrenador.

Para Santos Ortiz, quien no estuvo el domingo en Las Delicias por lesión, dijo “Esas cosas deberían quedarse en el camerino y deben manejarse allí, pero si el profesor Romero lo dijo es por algo y se respeta su comentario. No me gustaría entrar en detalles con ese tema, él sabrá lo mejor y tendrá que dar las declaraciones sobre quiénes fueron rebeldes porque sólo él sabía. Mejor me mantengo al margen en ese tema y primero Dios sea para bien todo lo que pase en los próximos días”.

El uruguayo Joaquín Vergés también fue diplomático. “Cada uno es libre de expresarse como quiere, siempre se laburó de la mejor manera y el grupo es muy sano, buscamos lo mejor para todos en el día a día, cumplir los objetivos que todos sabemos de que Águila tiene que ser campeón”.

En tanto, Wilson Rugama, volante emplumado, agregó “Siempre vi un grupo trabajador y enfocado en lo que queríamos, claro que cada mente es diferente, los mayores tratábamos de incentivar al joven y hacerle ver que la camisa tiene mucho peso. También entiendo que es normal que puede haber molestia en el jugador que entrena y se queda en la banca, yo no estaría contento per o es normal en cualquier equipo de fútbol. La opinión de nuestro entrenador se respeta porque es su forma de ver las cosas pero siempre vi a un equipo enfocado. Seguro para él haya quiénes no hayan estado metidos en su idea pero como jugador defiendo a mis compañeros porque todos nos esforzamos”.

Por Víctor Zelada

Comentarios