Rodrigo Rivera no se fue feliz de Alianza, al cierre del Clausura 2018, pese a que venía de ser bicampeón. Necesitaba minutos y los encontró con Santa Tecla en el Apertura 2018. Aunque pasó momentos difíciles, producto de las lesiones, logró ganarse un lugar en el once titular.


Rivera explicó que tomó una decisión firme y fue arropado por el que era antes su rival para encontrar una familia.
”Sí se puede decir que fue una final especial para mí, por todo lo que había vivido hace unos meses donde tuve que salir de Alianza. Pero a Dios las gracias porque no hay palabras para describir la alegría que siento ahora por mis compañeros, este partido lo ganamos ayer en una reunión que tuvimos en el hotel y cada quien tuvo palabras, lloramos todos y la charla duró dos horas, lloramos porque no ha sido fácil para nosotros, en el torneo tuvimos que perseverar para salir adelante”, mencionó.


Rodrigo reconoce que no se le ganó a cualquier equipo. Alianza era bicampeón y tenía mucho crédito pero su equipo supo jugar con el factor motivacional. ”Primero el respeto que se merece Alianza porque fue el mejor en los últimos dos torneos hasta ahoray que te puedo decir de Santa Tecla, y esto nos demuestra que con las ganas y de luchamos por personas como Vidal (Hernández) que está en el cielo”.
Hubo dos situaciones que se veían en contra, a simple vista: la lógica de que el estadio tendría mayor afición de Alianza y lo mediático, apuntó.
”Acá estábamos en inferioridad numérica en la grada y los medios afuera daban por perdido a este equipo pero acá estuvimos siempre súper callados porque nos lo tragamos, son pocos los que creen pero acá estamos. Todos sabemos que el Licenciado Vidal merece esto y más porque fue quien puso la semilla. Tengo sentimientos encontrados, encontré buenos jugadores y buenas personas”.

Comentarios