Aunque no hubiese anotado el gol del título 14 para Alianza, Narciso Orellana fue pieza clave en todo el torneo y en la final del domingo.

El volante albo se echó el equipo al hombro, después de que su amigo y compadre Marvin Monterroza no pudo seguir en el partido después del primer tiempo, por una lesión. Le tocó lidiar con un FAS volcado en el ataque y esto lo hizo desgastarse.

Sin embargo, el gol llegó en un momento donde Alianza sufría y casi no se asomaba sobre el arco rival a los 66 minutos. En un centro de Peñaranda por derecha, quien logró arrastrar las marcas de Alberto Henriquez y Eder Moscoso, encontró desubicado a Xavi García y con su remate de cabeza se vio beneficiado por un leve desvío de Ibsen Castro.

Ese gol fue un knockout para FAS que terminó en shock y le dio la fiesta a su equipo.

Al final del partido explicó qué le dijo Monterroza en el medio tiempo. “Marvin es el que da la salida y nos iba a hacer falta. Cuando salió me dijo: “Cabrón, ya no aguanto más, salváme”. El técnico me puso más adelante con la función de Marvin pero se me dieron las cosas y pude anotar”.

Por la jugada del gol, contó “Yo solo tiré el cabezazo y el defensa me ayudó a cambiarlo. Gracias a Dios se nos dan las cosas y el equipo logró el objetivo que se planteó desde el inicio”.

Comentarios