Para Águila el empate 2-2 en San Vicente fue accidental en todo sentido. Tenía parcialmente ventaja de dos goles y la dejó ir pero, peor aún, perdió a dos de sus titulares en el tramo de final del torneo: el uruguayo Waldemar Acosta y Jefferson Polío.
Ambos jugadores, en caso de que Águila supere esta y la siguiente fase, se pierden una hipotética final porque el tiempo de recuperación ronda entre las 6 y 8 semanas.
Ya está, los emplumados deben intentar aletear sin dos elementos clave en su plantilla. Audaz ya demostró que no es presa fácil y se le ha escapado en sus últimos dos enfrentamientos. Después de la paliza 4-0 de la primera vuelta, los coyoteros vencieron 1-0 en la segunda vuelta y en el Barraza, además del empate del miércoles en el Jiboa.
Águila tiene su serie muy parecido a la de FAS, con triunfo o empate pasa, sólo la derrota lo margina y lo envía de vacaciones.
En 2017, los migueleños vivieron en carne propia los dos lados de la moneda, tener la ventaja deportiva así como tenerla en su contra. Ante Limeño y FAS jugaron series de cuartos. En una salieron a flote, en la otra se hundieron. Ahora vuelven a ese mismo sendero pero deben cuidarse de un Audaz con hambre de gloria porque el torneo pasado dieron la campanada con su victoria sobre FAS, eliminándolo contra todo pronóstico y de visita.
Su presente es de respeto. Con William Renderos Iraheta, este equipo vicentino se dio a respetar al perder sólo un partido en la segunda vuelta.
La serie particular es pareja entre el cuadro oriental y el de San Vicente. Se han enfrentado en siete ocasiones, ganando cada uno dos de esos partidos, el resto han sido empates. Curiosamente, este Apertura 2018 los dos juegos de fase regular se disputaron en el nido.
Audaz ganó cuatro de sus 11 partidos de visita y no tiene nada que perder en intentar hacer historia nuevamente.
Sobre el juego del miércoles, el delantero Eduardo Rodríguez de Audaz, comentó “Queríamos sacar la victoria, no se pudo pero seguimos vivos todavía. Ellos son favoritos pero el fútbol da sorpresas también.
En el bando migueleño hubo pesar por ese empate. Santos Ortiz, uno de los referentes del equipo, agregó ”Teníamos para llevarnos el resultado, dos desconcentraciones atrás nos costó el empate y eso fue premio para ellos. Esto también nos ayuda para no entrar confiados en el Barraza y a morir porque Audaz es complicado”.

Víctor Zelada Uceda

Comentarios