En Usulután se han hecho la ilusión del regreso de Luis Ángel Firpo en la Primera División. La nueva administración, encabezada por el vicepresidente de la Fesfut Juan Pablo Herrera, lo confirma con la contratación de jugadores para encarar el Apertura 2020.

Sin embargo, hay una espina en el zapato que sigue incomodando, las deudas a la planilla de jugadores y entrenadores que está vigente desde el Clausura 2019, torneo donde se consumó el descenso y posterior desafiliación del fútbol federado.

El cuadro oriental debe aún pagar el saldo pendiente de $63,452 dólares. Los jugadores que más preocupan son los colombianos Juan Vélez y Alonso Umaña, quiénes demandaron ante la FIFA y ganaron el caso. Jugadores nacionales que vistieron la camiseta del equipo en ese período no recibieron su dinero, entre ellos Francisco Jovel, Rafael Burgos y Giovanni Zavaleta.

La Fesfut está bajo presión porque debe exigir a Luis Ángel Firpo que honre su deuda si quiere inscribirse el próximo torneo.

La carga económica recae sobre la nueva junta directiva de los pamperos que al igual que su afición están con el sueño intacto de volver a la liga mayor

Comentarios