La actual administración de la Federación Salvadoreña de Fútbol sigue mostrando un nivel muy alto de incapacidad para dirigir el rumbo del balompié nacional. Desde la eliminación de las selecciones nacionales de todas las categorías en las competencias que se han disputado, hasta el no poder dotar con lo más mínimo a los jugadores.

El guardameta de la selección salvadoreña de fútbol playa, Eliodoro Portillo, se vio obligado a pedir ayuda en sus redes sociales debido a que no cuenta con guantes para poder entrenar con "Los Guerreros de Playa", quienes ya se preparan para encarar la Copa UNCAF de la especialidad que se llevará a cabo en tierras cuscatlecas el próximo mes de agosto.

Portillo brindó una entrevista a un periódico nacional y explicó que necesita ayuda, ya que no posee recursos para poder pagar estos implementos deportivos, los cuales son necesarios en su posición. “No sé si estoy haciendo lo correcto, pero soy honesto porque no tengo dinero para conseguir los guantes y estoy en mi derecho de pedir ayuda”, dijo el cancerbero nacido en San Miguel.

“La cosa es que acá (en el fútbol playa) no es igual que en el fútbol once, que te comprás tu par de guantes y te aguantan un montón. Lo que te dura un mes en fútbol once te dura 15 días en la de playa y cada par cuesta alrededor de $85 o $90. Es mucho más el gasto que se realiza”, enfatizó Eliodoro, quien se ha inclinado por pedir la cooperación de algún equipo o colega.

Eliodoro Portillo ha manifestado que la FESFUT no está del todo obligada a dotarle de estos  implementos deportivos. “Ojalá alguien me ayude. Es bien difícil trabajar en estas condiciones”, finalizó.

Luego de conocerse la noticia, algunas personas del ámbito futbolístico salvadoreño se mostraron con ganas de ayudar a Portillo, tal como es el caso del también guardameta, pero de fútbol once, Luis "Motor" Contreras, quien a través de las redes sociales mostró su interés por colaborar.

Comentarios