En el nido aún siguen digiriendo la derrota, ya que un duro castigo porque sufrieron la remontada en contra y ante su público en el estadio Barraza. La semifinal del Apertura 2018 se puso color de hormiga en este momento, aunque hay una realidad: quedan 90 minutos y todo puede pasar.

Son muchas las variables que giran en el entorno emplumado. Santa Tecla tiene una imbatibilidad de 41 partidos oficiales de Liga en el estadio Las Delicias, la única vía para clasificar a la final es obteniendo un triunfo con diferencia de dos goles o más pero a esto se suma recuperar en los próximos tres días a tres jugadores que salieron lesionados.
El miércoles el atacante nacional Mártir Contreras sufrió un tirón; el defensa Eduardo Vigil tuvo un golpe en un hombro y el volante Santos Ortiz confirmó que tiene una fisura en una costilla.

Este último jugador explicó que aún sigue reflexionando por el revés ante Santa Tecla el miércoles pero confía de que Águila es capaz de resurgir y dar un golpe certero contra todo pronóstico de los expertos.

“Sigo asimilando el resultado, cuesta digerirlo de la manera que se dio. Te preparas todo el torneo para llegar a esta instancia que es complicada. Nos volvimos a equivocar como sucedió en el torneo en juegos como el de Audaz (0-1 en el Barraza). Este grupo sabe que quedan 90 minutos, nada está escrito aunque el rival tenga más de 40 partidos sin perder. A Águila nunca deben darlo por muerto”, mencionó Ortiz.

Sobre las lesiones contó: “En apariencia parece que nos complicamos con el resultado y con los jugadores que salimos golpeados. Mártir Contreras salió tironeado, Vigil tuvo un golpe en un hombro y yo tengo una fisura en la costilla. Tengo muchas ganas de estar el domingo, aún no sé si lo lograré pero quién juegue dará su máxima entrega porque pelearemos para llegar al 16 de diciembre y disputar la final”, agregó.

Por: Víctor Zelada

Comentarios