Es normal que Jorge Rodríguez no pierda los estribos cuando dirige desde un banquillo. No es del tipo de entrenador que patalea, grita y tiene cruce de palabras con el árbitro y sus asistentes. Intenta dejar que sus jugadores sean los actores y, si los tiene que corregir, lo hace en el entretiempo o al final y en privado. Sin embargo, se vio nervioso por momentos porque Alianza tuvo una noche extraña, caía por dos goles y se quedó con nueve jugadores en campo.

Cuando cayó el segundo gol del “Puma” Peña se salió del libreto, sí lo festejó porque era el tanto que les daba vida y los metía a su quinta final con el equipo y le abría la posibilidad de soñar con un segundo tricampeonato como entrenador, tal como lo hizo en el pasado con AD Isidro Metapán.

Cuando le tocó asistir a la rueda de prensa, estaba sudoroso. Explicó cómo vivió este juego intenso ante FAS que finalizó 2-2.

“Pienso que fue un bonito partido, los aficionados que asistieron gozaron. Esta debió ser la final del torneo porque lograr el descuento y el empate con 9 jugadores fue complicado y difícil. Ellos (FAS) no pudieron tener la tranquilidad con su ventaja de dos goles”, mencionó “Zarco”.

El viernes recordó que habló de que si su equipo llegaba a estar abajo en el marcador, el partido se abriría. “Dije el viernes que sí nos anotaban un gol sería un partido abierto pero no contaba como técnico que nos expulsaran dos jugadores. Ahora hay que celebrarlo”.

Para el timonel albo estaba claro de que la serie nunca sería fácil porque FAS es un rival de peso y con el que se tiene una marcada rivalidad. “Cuando se enfrentan dos equipos grandes los resultados son reservados, al final estoy contento porque el equipo con 9 demostró entrega. Fue un partido parejo con dos equipos generando oportunidades. FAS se tiró demasiado atrás sobre el final y eso nos permitió insistir, qué bien por José Peña por los dos goles porque le ayuda para su carrera”, agregó Rodríguez
Zarco dijo que aún con el 2-0 en contra, no perdió la fe. “Si ves el momento con 2-0 en contra y con 9 parecía difícil remontar, ahora tenemos una clasificación y ante un gran equipo como FAS. La fe nunca se pierde y menos cuando quedaban 10 minutos porque cualquier cosa podía pasar”.

De las dos expulsiones, sufridas con Henry Romero y Narciso Orellana, no refutó las decisiones arbitrales. Se limitó a decir “Las expulsiones nos vinieron a complicar pero me quedo feliz porque llegó “Puma” Peña a hacer su trabajo. Siempre estoy contento por todo el trabajo que se hace, con este cuerpo técnico y el apoyo recibido de la directiva”.

Por: Víctor Zelada

Comentarios