Por octava ocasión, FAS y Alianza se cruzan en el camino de semifinales, una instancia donde han experimentado alegrías y tristezas. El Cuscatlán, la sede para los dos enfrentamientos y donde, en dos fines de semana, soñarán con la corona. Pero antes de que ocurra esto último, librarán 180 minutos sin tregua y con juegos de pronóstico reservado.

Lo más reciente fue que superaron sin problemas los cuartos de final, coincidiendo por qué fueron las mejores defensas del Apertura 2018. Ganaron un partido y empataron el otro. No encajaron goles de sus rivales y eso les da confianza para encarar esta instancia.

Los tigrillos superaron a Isidro Metapán con marcadores de 0-0 y 2-0; en tanto Alianza parecía complicarse al inicio ante AD Chalatenango con el 0-0 pero el domingo fue una aplanadora con un lapidario 7-0, destacando su capitán Rodolfo Zelaya, quien ingresó de cambio y marcó un póker, el primero en su carrera profesional y, de paso, vive su mejor torneo en cuanto a producción de goles (18).

¿VENTAJA?
El factor cancha no es ventaja para nadie. Por tradición, Alianza es local en el Cuscatlán; sin embargo, el conjunto santaneco lo ha sido este torneo, debido a la remodelación del estadio Óscar Quiteño y, aunque pudo quedarse de inquilino en el Arturo Simeón Magaña de Ahuachapán, la directiva optó por quedarse en la capital en espera de registrar una buena taquilla.

Para Alianza es lo ideal porque no tendrá que incurrir en gastos para salir de San Salvador y, de pasar a la final, seguirá jugando en este campo hasta el 16 de diciembre.

Alianza sigue invicto este torneo en el Cuscatlán. Su única derrota la vivió en Las Delicias. Pero FAS le trae un mal recuerdo, ya que fue su último verdugo en ese estadio. Este antecedente se registró el 5 de abril con un resultado 1-2. El partido se complicó desde los 4 minutos con un penal convertido por el colombiano Luis Perea y al 63′ Irvin Herrera firmaría el 2-0 parcial. Y cuando el tiempo ya se completaba, Marvin Monterroza puso el definitivo 1-2 a los 89 minutos.

En cuanto a la serie particular del Apertura 2018, Alianza fue superior. Eso sí, el trago amargo de los albos fue el empate sin goles en la jornada inaugural porque fue el inicio de una empatitis que se prolongó por tres jornadas más. La revancha llegó en el inicio de la segunda vuelta con una goleada blanca de 4-0 el 30 de septiembre. Fito Zelaya se vistió de héroe con un ‘hat trick’. Marlon Cornejo también participó de la fiesta con un gol.

Si es por momentos, Alianza llega con buen ritmo. Desde que sufrió su única derrota del torneo, cuenta con racha de 8 juegos sin tropiezos (incluído el juego por Copa El Salvador). En sus últimas cuatro presentaciones, el portero Víctor García -quien ya es dueño del premio Guante de Oro que otorga El Gráfico, no encajó gol.

Del bando de FAS ya son tres partidos seguidos de mantener su portería intacta, un mérito colectivo desde Matías Coloca y sus defensores.

Este jueves es el primer juego de esta serie en el Cuscatlán a las 7:30 p.m. Será la octava ocasión que juegan esta fase. Alianza ganó cuatro de ellas (1975/76, Apertura 1998, Apertura 2012 y Apertura 2017), mientras FAS superó tres (Apertura 2003, Clausura 2005 y Apertura 2006).

Por: Víctor Zelada

Comentarios